El material

Durante el tratamiento, el médico prescribe el material necesario para la diálisis. Estos materiales se reciben en su propia casa, a través de una compañía especializada, de forma regular, generalmente cada mes.

Imprimir esta página

¿En qué consiste?

Es la más habitual. Es utilizada desde hace más de veinte años y existen miles de personas utilizándola en todo el mundo.
Las siglas de CAPD corresponden a su nombre en inglés: CAPD C: Continous A: Ambulatory P: Peritoneal D: Diálisis. En español: Diálisis Peritoneal Continua Ambulatoria.

 

El proceso consiste en realizar el intercambio del líquido de diálisis de forma manual. Generalmente, este intercambio habrá que realizarlo cuatro veces al día descansando durante la noche.

¿Dónde se realiza?

Es el propio paciente el que realiza los intercambios en su domicilio, tras un periodo de aprendizaje en el hospital, aunque siempre se mantiene un estrecho contacto con el equipo de DP.

Algunos problemas potenciales durante los intercambios:

 

Si al drenar o al llenar no sale o entra bien el líquido, compruebe si tiene el catéter doblado o la llave de paso no está abierta. Si todo es correcto consultar con el médico.

2. Si se desconecta por accidente el catéter del prolongador, pince inmediatamente el catéter, colocando una gasa estéril por debajo de la pinza (para que ésta no lo dañe), el extremo del mismo poniendo una gasa con desinfectante y vaya al hospital.

 

 

 

Si en el momento de la conexión, algún material se cae al suelo o roza con algo deséchelo.

4. Si ve que el prolongador tiene fuga, pince entre la fuga y el catéter y vaya al hospital

Elementos que intervienen en el intercambio:

1. El catéter que tenemos colocado en la cavidad peritoneal con su pequeño alargador, el cual tiene como objetivo minimizar la tensión en el catéter provocada durante la manipulación, ya que podría irritar el orificio durante los intercambios, y así evitar las posibles roturas del catéter debidas a los repetidos pinzamientos a que estaría sometido. Este pequeño prolongador se sustituye cada seis meses aproximadamente.

2. Dos bolsas estériles: una con el líquido de diálisis limpio (bolsa de perfusión) y otra vacía (bolsa de drenaje) a donde irá a parar el líquido de diálisis sucio.

 

 

 


 

 

 

 

3. Tapón estéril.

4. Dos pinzas.

5. Mascarilla y paño para secar las manos.

6. Desinfectante (Esterillium).

7. Palo de gotero.

Complicaciones más frecuentes

Las complicaciones tempranas del acceso peritoneal suelen ser:

1. La peritonitis. Es la más frecuente. Suele manifestarse con la aparición de dolor abdominal, náuseas, vómitos, falta de apetito, líquido turbio y fiebre. Ocurre con una frecuencia muy variable según cada paciente y generalmente se corrige con antibióticos introducidos en las bolsas de los intercambios. A veces la peritonitis se repite con tanta frecuencia que es necesario retirar el catéter y buscar otras alternativas de diálisis.

2. Infecciones en el orificio de salida del catéter que se previenen extremando la higiene sobre el mismo.



3. Obstrucción: por estreñimiento, acodamientos del catéter… Puede ser necesario recolocar el catéter o poner uno nuevo si la obstrucción no se resuelve.

4. Hemorragia de la arteria epigástrica, la cual puede ocurrir al penetrar en la pared abdominal.

5. Atrapamiento por el epiplón (grasa existente entre los intestinos).