PREMIADOS XIII CONCURSO DE DIBUJO Y NARRATIVA SOBRE LA DONACIÓN DE ÓRGANOS “REGALA UNA SONRISA” 2017

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Se llevó a cabo en los institutos de la Provincia de Toledo. A través de la expresión artística por parte de los estudiantes de 1º de la ESO, de los Centros de enseñanza de Toledo, durante el curso escolar 2015-2016.

 

Esta experiencia como sucedió en la anterior edición, ha resultado todo un éxito y ha suscitado gran interés en los educadores de los Centros, y sobre todo hemos podido contar con la estimulante y clara visión que los alumnos nos han demostrado a través de sus trabajos, de un tema como la donación de órganos.

 

A principios de año se procedió al envío de las carpetas después de ponernos en contacto con los I.E.S, centros concertados y privados de la Provincia de Toledo.

 

Después de meses de trabajo, la entrega de premios se realizó el día 13 de Mayo,  en el Salón de Actos de la Universidad Laboral de Toledo, se llevó a cabo por  Dña. Regina Leal Eizaguirre, Directora Gerente del SESCAM, Dña. Cristina Aranda Rodríguez, Dña. Elvira Manzaneque Fraile, Diputada de promoción de la salud y bienestar social, D. Javier Mateo y Álvarez de Toledo, Concejal de servicios sociales y segundo teniente de alcalde, realizaron la entrega de premios de esta doceava edición del Concurso.

 

Asistieron también otras importantes autoridades y personalidades, y se realizó la entrega de un obsequio de agradecimiento a todos los Centros participantes, y a los colaboradores; a la Excma. Diputación de Toledo, Caja Rural de Castilla La Mancha, Coordinación Regional de Trasplantes, LIBERBANK, TOIMSA, GENCYME, BEBECAR, DHL, ONT, La COCA COLA  y ASYTER.

 

Y los más importantes los verdaderos protagonistas de esta jornada, los niños, que nos han ayudado con sus trabajos a transmitir el mensaje de la donación. “La donación salva vidas”.

 

 

 

 

 

 

PREMIOS

 

1ER. PREMIO NARRATIVA

I.E.S.  Cañada Real de Valmojado.

 

 

LOS DONANTES SON HEROES

 

Jhon, era un chico no muy popular, un chico de primer año de secundaria que sacaba buenas notas sin mucho esfuerzo.

En una clase de tutoría, se estaba hablando del tema de la donación de órganos, a Jhon no le parecía muy bien dar sus órganos a otra persona que, según él, si debía morir o si su vida no era normal por problemas en algún órgano no era justo cogerlo de otra persona que hubiera muerto o hubiera accedido a donar alguno de sus órganos, discutió con su maestra sobre le tema y no entendía por qué los demás no pensaban igual que él.

Jhon tenía una muy buena amiga para él, siempre volvían juntos a casa cuando terminaban las clases, se llamaba Alex y aunque no era tan lista e inteligente como él, eran buenísimos amigos. Ésta vez de camino, Jhon le preguntó a su amiga que era lo que pensaba de la donación de órganos `pero antes le dijo lo que él pensaba, y ella le respondió que podía comprender que él pensaba de esa manera y Jhon se alegró al escuchar esa parte, él confiaba en que ella pensaría lo mismo pero antes de que Jhon le dijera que nadie más pensaba igual Alex le interrumpió y le dijo mirándole a los ojos: estoy casi segura de que si necesitaras una donación estarías muy agradecido de poder recibirla.

Pasaron tres semanas y había ocurrido algo que afectó mucho a Jhon, le habían diagnosticado a Alex una enfermedad de pulmón que casi le causa la muerte, a él le afectó mucho saber que su mejor amiga desde hace tantísimo tiempo podía simplemente irse y no volver a verla ni a escuchar su voz él no paraba de pensar en todos los momentos que habían pasado juntos, todos los secretos que habían compartido todos esos recuerdos le hacían sentir que en donde estaba su corazón ahora solo había vacío y dolor…Recordó lo que le dijo aquel día cuando hablaron sobre la donación de órganos y ahora él lamentaba haber pensado de esa manera por que le habían dicho que una donación podría salvarle la vida, él no sabía qué hacer y le preguntó a sus padres qué iba a pasar pero ellos no podían responder… Sus calificaciones fueron bajando y ahora solo podía quedarse encerrado en su habitación hasta que le sacaban para que comiera algo o cuando intentaban animarle haciendo tonterías para que comiera algo o cuando intentaban animarle haciendo tonterías para que se distrajera un poco pero nada mejoró hasta que pasó algo que ´le no esperaba. Llegó un donante, la madre de Alex avisó a todos de que podría recuperarse por fin, y cuando Jhon recibió la noticia sonrió como nunca, era cómo si hubiera renacido se sentía con esperanzas por  su amiga. Tras un tiempo Alex había conseguido recuperarse y reintegrarse a las clases, cada día Jhon intentaba pasar todo el rato que podía con Alex incluso iba a su casa para hacer las tareas y estudiar juntos. Había comprendido la importancia de la donación de órganos, para Jhon y para Alex quién fuera el donante de ese pulmón que recibió Alex era un héroe, al final Jhon y Alex se enamoraron evidentemente y acabaron casados con dos hijos, y nunca dejaron de estar agradecidos a esa persona que le salvó la vida a Alex, un héroe.

Donar un órgano no sólo puede salvar una vida, donar un órgano hace del donante un héroe porque no solo salva una vida sino que está dando la posibilidad de que florezca muchas más vidas, donar órganos es regalar sonrisas. Regala una sonrisa.

-FIN-

 

 

 

2º PREMIO DE NARRATICA

I.E.S EL GRECO DE TOLEDO.

 

Dicen que cada siete años cambian todas las células de nuestro cuerpo, que se van renovando, de modo que cada siete años somos una persona completamente nueva. Yo no tardé tanto en cambiar, porque cuando tenía diez años me quitaron el corazón, un corazón muy cansado a pesar de lo joven que era, y en su lugar me colocaron otro con ganas de seguir latiendo con muchísima, energía. Me cambiaron el corazón y la sonrisa, pero la sonrisa fue sin necesidad de operaciones, no sé si es que venía en el mismo lote que el corazón o qué pasó, porque lo cierto es que antes de entrar en el quirófano siempre estaba triste, de mal humor, además de muy cansada, y después, al salir, no se me borraba la felicidad de la cara. Eso sucedió pronto hará tres primavera, y por lo que dicen de las células, todo mi cuerpo, además de mi nuevo corazón, estará a medio camino de renovarse. Lo dicen los científicos, pero yo no terminó de creérmelo, por lo menos no en todo. Escribo esto porque cada día me miro al espejo y no veo ningún cambio en la sonrisa, puede que los labios sí vayan creciendo, y los dientes cerrándose cada vez más gracias al aparato que me han colocado, pero la sonrisa sigue siendo la misma que estrené en el mismo momento que me trasplantaron el corazón. El médico dice que eso se debe a que las sonrisas no están compuestas de células, sino de amor y buena energía. Y creo que va a ser ero de verdad. Y creo que también lo sabe una señora a la que casi todos los días veo a la salid del instituto. Al principio no me fijé mucho en ella, pero ahora me he dado cuenta de que tiene una sonrisa muy parecida a la que me veo en el espejo todas las mañanas. Ella no me dice nada, pero me mira a escondidas. Hace como que espera a otra persona, a un alumno, o a un profesor, o qué sé yo, pero no espera a nadie. Cuando cree que no estoy atenta, me mira. Si alguna vez se cruzan nuestras miradas, me sonríe y yo le devuelvo la sonrisa, y es como si dos hermanas gemelas se abrazaran. No sé, suena raro pero es lo que me parece. Se lo he dicho a mis padres y se ríen, me dice que vaya ocurrencias que tengo. Ellos no me quieren decir quién me regaló el corazón. Bueno, no es que no quieran, es que no lo saben. Dicen que las donaciones de órganos son anónimas, que así es mejor para todos, y es una pena porque me habría gustado agradecer en persona a los familiares de quien hizo posible que mi vida se alargara todo el bien que me regalaron. Aunque, en cierto modo, sí lo hago, porque por mucho que nadie me lo haya dicho, yo sé que la señora de mirada triste y alegre a la vez, que espera a la puerta del instituto, es la madre de la niña, porque pienso que fue una niña, que me donó el corazón, la que desea continuar viendo en  mi cara la sonrisa de su hija. Esa niña es parte de mí y yo me siento también un poco hija de esa señora callada. Por eso le regalo siempre que puedo una sonrisa compuesta de amor y buena energía, la misma que en su día, además de un corazón y una nueva vida, me regaló su niña.

 

-FIN-

 

 

 

3ER. PREMIO DE NARRATIVA

C.C. MARÍA INMACULADA DE MORA.

 

Un buen día sentada en el sofá de mi casa, junto a mi hermana, mientras veíamos mi serie favorita en la televisión, el protagonista le preguntó a su madre: “

¿Para qué quiere el cielo tantas estrellas?”

Su madre le miró extrañada y le respondió:

“Mira hijo, es muy sencillo. Cada estrella es una sonrisa que pertenece a aquellos inocentes que se fueron muy pronto de nuestro lado”

El niño, asombrado, no entendía muy bien lo que su madre quería decir exactamente por lo que se lo explicó:

“Los inocentes son niños que han fallecido a una edad temprana de una manera traumética, bien víctimas de un accidente, terrorismo, violencia o incluso por padecer algún tipo de enfermedad terminas.”

A continuación el niño volvió a preguntar a su madre:

“¿Por qué se tiene que quedar el cielo con todas esas sonrisas?”

Su madre con mucha paciencia le explicó que era para que sus padres las contemplasen cada noche y sintiesen más cerca a sus hijos; las guiasen y llenasen todo ese vacío que dejaron al irse.

Esa misma noche en mi cama reflexioné sobre lo que habíamos visto en televisión y no pude evitar pensar en Marie, mi amiga francesa. Llevaba años luchando contra esa maldita enfermedad llamada Leucemia.

El día que me lo dijo fue uno de los más tristes de mi vida: yo me negaba a creerlo y muchas ves grité:

“No, no, no mi amiga no ¡maldita sea! No puede irse, no ella no”

Al verme llorar me consoló diciéndome que ella vencería esa enfermedad y que todo quedaría en un mal recuerdo. Con lágrimas en los ojos no podía entender su entereza, pero me tranquilizó porqué no todo estaba perdido. Había una posibilidad, una solución: la donación de médula ósea.

Habían probado con todo tipo de medicación, pero al no dar resultada decidieron hacer las pruebas a sus familiares más directos para ver si su médula era compatible con la de Marie y así realizar el trasplante.

En ese momento sentí una mezcla de sentimientos, pena, alegría, pero al verla tan optimista yo también me animé y pensé que podría ser posible.

Unas semanas después se confirmaron mis perores pesadillas. Los padres y hermanos de Marie no eran compatibles; debían buscar donantes por otro lado.

En ese momento me puse a llorar y al final caí rendida en lo que parecía ser un sueño reparador. Sin embargo, se convirtió en una auténtica pesadilla. Era de noche y yo estaba tumbada, mirando las estrellas, como hago normalmente antes de dormir, cuando de repente vi en el cielo una muy brillante que en noches anteriores no había visto. ¿Qué significa esto? ¿Se trata de un presagio? Entonces me desperté sobresaltada y sentí un gran alivio al descubrir que todo había sido un mal sueño. Desde ese día me propuse que la sonrisa de Marie no iría tan pronto al cielo.

Decidí investigar en internet todo lo relacionado con este tipo de trasplante y buscar la manera de encontrar donantes.

Entonces se me ocurrió crear una cuenta en una red social para hablar de Marie. Quería que todo el mundo supiese lo maravillosa que es mi amiga: quería dar a conocer, su historia y que la gente quisiera ayudarla. No solo a ella, sino a cientos de personas que sufren cada día esta enfermedad y que no pierden la esperanza de que aparezca un donante de médula ósea compatible.

Obtuve mucha información y me llamó la atención que muchas personas piensan que se trata de algo peligroso, pero no es así. Es cierto que a veces hay que someterse a una operación, con los riesgos que esto conlleva, pero otras muchas, basta con una trasfusión o una punción. Lo importante es ayudar a personas que lo necesitan, dar vida, y estaba segura de que la sonrisa de Marie les cautivaría.

Así fue como me puse manos a la obra y aunque los primeros días nadie contestaba, al cuarto día había publicados ocho mensajes. Al día siguiente estos se habían multiplicado, así me puse en contacto con la familia de Marie para darles la buena noticia.

Fue en ese momento cuando tuve la certeza de que Marie lo conseguiría. Gracias a mi idea cientos de personas se habían inscrito en el registro de donantes de Médula ósea (REDMO).

Hoy es el cumpleaños de Marie; ya han pasado dos años desde que empecé esa búsqueda por internet y sí, está curada; totalmente curada. Pienso qué afortunados hemos sido. Está tan alegre, tan llena de vida que no puedo dejar de dar las gracias a todas las personas que nos ayudaron en esta lucha que hemos ganado.

En este día tan especial viendo la sonrisa de Marie no puedo evitar pensar que el cielo tendrá que esperar para que en la tierra podamos disfrutar de una sonrisa más.

 

FIN

 

 

 

  

 

ENTREGA DE PREMIOS DEL XIV CONCURSO DE DIBUJO Y NARRATIVA ALCER-TOLEDO.

 

El próximo día 18 de mayo a las 11,30 h se realizará la entrega de premios a los participantes de este año en el Salón de Actos del IES la Universidad Laboral

Avda. Europa, 28
45003 – TOLEDO

Imprimir esta página