Consejos para un mayor éxito en los resultados del trasplante.

El éxito o fracaso del trasplante va a depender de muchos factores:

Cuando lleguemos a casa después de la cirugía es importante que llevemos un control riguroso de ciertas constantes (temperatura, pulso y tensión arterial) para un hallazgo precoz de ciertos problemas. También se puede tener, durante algún tiempo, un control de la cantidad de orina recogida en 24 horas. Se pueden llevar los resultados a la consulta con nuestro especialista, para que los valore.

No obstante, con el paso del tiempo NO DEBEMOS DESCUIDAR una serie de medidas que nos ayudarán a lograr una mayor supervivencia del riñón trasplantado y una mayor calidad de vida.

 

Medidas en relación a la medicación:

 

Aprender, siempre que sea posible, el nombre de las medicinas, su finalidad, las dosis, las horas y los días en que se deben tomar. Si lo encuentra complicado apúntelo en una tabla de control.

Nunca modificar las dosis de un medicamento ni tomar ninguna otra medicación que no haya sido recetada o aprobada por el nefrólogo, incluso si ha sido el dentista o el médico de cabecera quién nos lo ha recetado.

Si en una dosis se comete un error, no intentar corregirlo en la siguiente, pues se cometerían dos errores. Se apunta y se comunica al médico.

Conservar la medicación limpia y seca, alejada de puntos de luz, calor o humedad, desechando los medicamentos ya caducados.

Nunca cambiar los envases de los medicamentos, ni juntarlos, porque puede provocar equivocaciones.

Anotar en una libretita, que tengamos adecuada para ello, los efectos extraños de la medicación (vómitos, urticaria, dolor de estómago…) y comunicarlo cuanto antes al médico.

Es útil colocar cada mañana toda la medicación, correspondiente a ese día, en un pastillero u otro envase equivalente que llevemos siempre encima, por si no podemos estar en casa a la hora prevista en la que nos toque una o más tomas.

Si se va a viajar en avión, procurar llevar parte de la medicación en nuestro bolso de mano por si hubiera problema con el equipaje.

En realidad, las siguientes medidas son buenas para cualquier persona, aún estando sana; mucho más, como es lógico, para las personas con algún problema de salud.

Evitar el exceso de peso ya que después del trasplante, como hay mayor libertad para comer, se tiende a engordar. Es aconsejable disponer de una balanza en casa para el control diario del peso.

Imprimir esta página